User avatar
Haplo_Patryn
Brigadier General
Posts: 400
Joined: Sat Mar 04, 2006 6:11 pm

[Preview] Aníbal: El terror de Roma

Wed Jun 04, 2014 4:05 pm

Image

El lanzamiento de HAN: ToR por parte de AGEOD supone al fin la culminación de los deseos de muchos jugadores que esperaban ansiosos este momento desde que se anunció que AGEOD lanzaba al mercado un juego ambientado en la época de la antigua Roma (AJE). El HAN:ToR es un “standalone”, un juego que puede adquirirse independientemente del resto de los juegos de AGEOD ambientados en la época romana y que trae como plato fuerte la 2ª Guerra Púnica, una de las guerras más impresionantes de la época antigua que tuvo lugar durante la República Romana, a finales del siglo III A.C.

Esta vez AGEOD apuesta por un caballo ganador sacando un juego que tiene como eje central la lucha titánica entre Cartago y Roma o, mejor dicho, entre Aníbal Barca y Roma. Hablar de la 2ª Guerra Púnica es hablar de una guerra de tintes épicos que duró unos 18 años, que tuvo momentos de gran tensión y que dio lugar a varias de las proezas militares y demostraciones tácticas más impresionantes de la Historia militar. Una guerra en la que los hijos de los caídos en las primeras batallas fueron los artífices de los éxitos posteriores, una contienda que implicó a varias generaciones de hombres y que dejó una huella imperecedera en la sociedad romana y en sus estructuras de poder. Fue una guerra de grandes proporciones, con hechos de armas asombrosos en los que ambos bandos tuvieron la victoria al alcance de la mano, una contienda cuya victoria los Dioses no parecían querer decantar hacia ninguno de los dos bandos implicados.

Asaltos de resultados sorprendentes a ciudades fortificadas a priori inexpugnables, asedios dramáticos, traiciones, trampas y emboscadas ingeniosas, movimientos de tropas y tácticas de combate revolucionarias, combates nunca antes vistos por la cantidad de tropas implicadas, gestas y hazañas…todo eso es la 2ª Guerra Púnica y mucho más. Una guerra que dejó a Roma como fuerza dominante en el Mediterráneo, con un número de nuevas provincias adquiridas a resultas de su victoria más propias de un Imperio que de una República. De hecho la victoria sobre Cartago supuso también el principio del fin de la República porque ésta no supo cómo adaptar su estructura política a su nuevo papel de “pacificador” del mundo conocido y moriría lentamente en sangrantes guerras civiles hasta la llegada del Imperio.

Además de la campaña (219-200 A.C.) el juego incluye varios escenarios adicionales más acotados dentro de esos 18 años de guerra, como la que comienza en 211 A.C, escenificando la captura de la iniciativa en la guerra por parte de los romanos; el escenario de Cannas (216-200 A.C.) que permite jugar la campaña justo después de la grave derrota romana en Cannas en una situación dramática para el jugador romano. También tenemos un escenario que empieza en 218 A.C, justo cuando se produce la declaración de guerra, saltándose el “casus belli” de Sagunto.

Además de estos escenarios que tratan exclusivamente la 2ª Guerra Púnica también encontramos un par de escenarios más reducidos en alcance y temática, como la guerra cisalpina entre Roma y los galos (225-222 A.C.) y la 1ª Guerra Ilírica en la que Roma combate a los piratas que saqueaban el Adriático a placer (230-228 A.C.), justo en el periodo en el que los cartagineses están conquistando el sur de Hispania.

Image
Listado de escenarios del juego

Sin duda el plato fuerte es el escenario de campaña de la 2ª Guerra Púnica que dura 226 turnos (turnos mensuales). Estamos de lejos ante el escenario más extenso de todos los que AGEOD ha sacado hasta ahora basado en la época romana y por la complejidad de los acontecimientos no me cabe la menor duda que intentar recrear este escenario ha sido un trabajo titánico. Plasmar con un mínimo de exactitud lo que aconteció no resulta nada fácil ya que “enseñar” a la IA cómo tiene que actuar como jugador romano (y ni falta hace decirlo, hacerlo como cartaginés) no ha debido de ser una tarea nada sencilla. Sin duda jugar contra otro jugador humano vía PBEM es el método ideal para poder disfrutar plenamente de este escenario tan complejo, pero la IA de AGEOD consigue de nuevo sorprender al mostrar una conducta muy competitiva y ajustarse a lo que se espera de ella tanto en el bando romano como en el cartaginés, aunque evidentemente siempre hay cosas que pueden mejorarse y no cabe duda que AGEOD seguirá sacando parches como nos tiene acostumbrados para hacer la IA más competitiva. Así por ejemplo tomar Roma será muy complicado como cartaginés y tampoco nos debe sorprender ver que la IA cruza los Alpes y los Pirineos con Aníbal, así que si os gusta jugar contra la IA encontraréis aquí un juego muy divertido con una alta rejugabilidad, tanto por la duración y el alcance del escenario principal como por la gran variedad de decisiones y eventos a disposición del jugador que exigirá lo mejor de él para conseguir la victoria.

El problema que a fecha de hoy aprecio respecto la IA es que todavía falta mejorar la respuesta y el comportamiento de la IA a algunos retos en la gran campaña, como el mismo cruce de los Alpes por parte de Aníbal. En ocasiones la IA cruza los Alpes pero llega en mal estado o con tropas escasas, dificultando que pueda descender hacia Roma. Esto es algo que se va a corregir mientras escribo esto y se va a ayudar a la IA a que aprenda a construir depósitos en sus primeras ciudades romanas conquistadas o que se construyan automáticamente por evento.

Otro problema que he apreciado es que Cartago parte con inferioridad marítima y es necesario que la IA aprenda que no puede lanzarse a campañas marítimas ofensivas cuando Roma domina los mares y menos hacerlo sobre objetivos de muy dudosa importancia. Hay que ir encontrando un punto de equilibrio que permita más posibilidades de victoria para ambos bandos y que se logrará sin duda a medida que los reportes en los foros permitan obtener un feedback mucho mayor y un intercambio de impresiones sobre las partidas más profundo. Esto es algo que también se está corrigiendo y actualmente estoy probando una beta donde se ha mejorado este aspecto. En todo caso estos comentarios están tomados de mis partidas de prueba y es posible que jugadores más experimentados y mucho mejores que yo no encuentren estos “peros” que menciono.

Image

La IA debe afrontar múltiples decisiones en un escenario muy complejo de manera que mientras un jugador humano puede ser capaz de tomar riesgos y adoptar posturas de máximos, la IA tiende a quedarse a medias cuando lo que le haría falta es ser más implacable. No obstante la diversión está garantizada y sin duda los parches ayudarán a que la IA sea muchísimo más competitiva y que responda mejor a los retos que los jugadores le planteemos, algo que ya se ha podido ir viendo en la fase de betatesteo donde se han introducido mejoras muy apreciables en el comportamiento de la IA, como por ejemplo en los asedios que ésta lleva a cabo.

El sistema de juego es el mismo que ya conocimos en el AJE y demás expansiones/standalones, con opciones de reclutamiento en función de la provincia y el territorio seleccionado, decisiones regionales (construcción de carreteras, esclavización de la población, otras mejoras de carácter urbano, mercaderes, factorías, etc), compra de reemplazos – a los que se suma los obtenidos de lugares especiales o eventos - así como el ya conocido sistema de eventos y toma de decisiones políticas previo pago de puntos de compromiso.

Image

La economía sigue estando basada en la suma de ingresos regionales anuales y por los ingresos extras obtenidos de zonas marítimas comerciales, mercados – lugares “especiales” - a los que además se pueden sumar los ingresos obtenidos por eventos adicionales (algunos automáticos como los ingresos extraordinarios por comercio, o por eventos elegibles por el jugador desde el pool de decisiones).

Image
El sur de Hispania cartaginés con el filtro de suministros activado

Uno de los aspectos más atrayentes del HAN:ToR es que la 2ª Guerra Púnica implicó a un gran número de territorios y fue una guerra sustentada en varios frentes, lo que permite poder explotar el motor del juego al máximo al añadir un componente estratégico mucho más acentuado que en otros escenarios más acotados en territorio. En este sentido esta guerra permite experimentar ventajas parecidas a las vistas en otros escenarios de anteriores juegos como el fantástico escenario de la guerra civil entre Cayo Mario y Sila, la siempre fascinante guerra civil entre Julio César y Pompeyo o algunos de los escenarios de la época Imperial del AJE que englobaban una gran cantidad de provincias romanas. Es en estos escenarios tan grandes donde la estrategia sobresale ya que al tener tanto territorio que controlar se hace imperativo tener una visión de conjunto y saber dónde priorizar el esfuerzo de guerra.

Image
Detalle de una batalla entre un ejército consular romano y un ejército de “piratas” en la costa Ilírica

Al ser una contienda que implicó a gran parte del Mediterráneo el frente hispano e “italiano” cobran una especial relevancia, con Sicilia y el norte de África cogiendo mayor protagonismo en momentos más avanzados de la partida, todo esto sin olvidarnos de la Galia Cisalpina y la Narbonensis (y alguna que otra sorpresa). El componente estratégico se deja sentir cuando hay que tomar decisiones sobre qué frente hay que reforzar. Por ejemplo, ¿es mejor detener a Aníbal en Italia o reforzar a los Escipiones en Hispania? ¿Vale la pena intentar levantar como cartaginés un posible asedio romano sobre Siracusa enviando fuerzas cartaginesas o es preferible reforzar a Aníbal? ¿O quizás es mejor reforzar a Asdrúbal en Hispania para poder enviar por tierra un 2º futuro ejército para apoyar a Aníbal en Italia? ¿Cuándo es el mejor momento para saltar al norte de África como jugador romano? El número de decisiones es muy amplio pero éstas que he enumerado sirven de ejemplo para ver cómo los varios frentes abiertos producen una situación estratégica que requiere un análisis cuidadoso. La complejidad y la variedad de situaciones estratégicas son sin duda una de las mejores bazas de este juego y exigirá al jugador que tome decisiones importantes que pueden no dejarse notar hasta medio o largo plazo lo que redunda en una gran jugabilidad.

Image
El centro de Italia donde se aprecia las ciudades “socii” romanas y las que gozan de la ciudadanía romana de pleno derecho – en color rojo

Para los que conocen la historia de la 2ª Guerra Púnica saben la gran cantidad de acontecimientos extraordinarios, traiciones y “giros de guión” que tuvieron lugar durante la contienda y todos ellos han sido tratados con mimo y con detalle por AGEOD. La posibilidad de nombrar un “Dictator” romano durante la fase más crítica de la contienda, la complejidad del doble consulado romano que tantos problemas trajo durante los primeros años de guerra contra Aníbal, las revueltas de algunos aliados romanos cuando Aníbal llega a Italia, los cambios de bando y traiciones que afectan a ambos contendientes a lo largo de la guerra, etc, todo esto está contemplado en el juego en forma de eventos políticos que normalmente se activan vía pago de Puntos de Compromiso o por eventos automáticos, siguiendo el mismo sistema que en anteriores juegos de AGEOD en el que jugador es quien decide en la mayoría de ocasiones cuándo es el momento adecuado para llevarlos a cabo. A resultas de ello los jugadores no estarán faltos de un amplio y variado surtido de eventos y decisiones políticas que se suman a un emocionante plano estratégico en el que mover correctamente las “fichas” a su disposición será fundamental para llevarse la victoria.

El escenario de campaña comienza en el 219 A.C., cuando Aníbal es nombrado como líder del ejército cartaginés en Hispania, antes de que empezaran las hostilidades. Es un año importante porque es el inicio del largo asedio de Sagunto, que sería el “casus belli” para la declaración de guerra posterior por parte del senado romano.

Image
La caída de Sagunto – en la imagen ocurre en agosto del 219 A.C.

Es un detalle muy de agradecer que AGEOD permita al jugador experimentar ese año crucial previo a la declaración de guerra oficial ya que lo fácil hubiera sido empezar el escenario con Aníbal ya en la Galia Cisalpina para ahorrarse ciertas molestias pero, todo lo contrario, AGEOD permite al jugador dar la libertad de decidir el cuándo y el cómo se produce el cruce de los Pirineos y los Alpes y da libertad al jugador sobre qué año quiere comenzar la campaña al ofrecer varias alternativas.

Image
Aníbal atrapado en el sur de Italia mientras los romanos observan desde lejos

Más que nunca la logística cobra un papel clave ya que el cruce de los Pirineos y los Alpes por el ejército de Aníbal supone recorrer una zona no muy abundante en recursos y va a exigir que los jugadores escojan muy bien el timing adecuado sino quieren encontrarse con graves problemas para alimentar a las tropas. Históricamente Aníbal no conquistó los territorios por los que llegó a Italia ya que sus intenciones era actuar amistosamente para levantar en armas contra Roma a los pueblos que encontraba a su paso, aprovechando los viejos odios arraigados en enfrentamientos anteriores. El cruce hasta Italia es un verdadero dolor de cabeza en el que será necesario tener un buen parque de carros de avituallamiento y asumir que se sufrirán muchas bajas. Una vez se llega la Galia Cisalpina las cosas cambian pero la logística será clave en gran parte de la partida, algo que penderá siempre sobre la cabeza de Aníbal como una espada de Damocles, ya que debe combatir continuamente en territorio enemigo. Es por esto que a Aníbal se le ha dotado durante la fase de betatesteo con la habilidad de Maestro en logística, que permite reducir el consumo de suministros de sus tropas en un 50% y así facilitar este aspecto tan importante y es otro motivo por el cual se está mejorando mucho el comportamiento de la IA cartaginesa para que haga un mejor uso de los depósitos y de la logística en general.

Image

Otro lugar complicado a nivel logístico es Hispania donde hay pocas ciudades que generen suministros suficientes y cualquier avance debe ser estudiado cuidadosamente ya que las revueltas de las tribus hispanas sumadas a las constantes ideas y venidas de las tropas romanas y cartaginesas hacen que el territorio íbero esté continuamente en un estado de saqueo y de explotación que deja los suministros en una situación muy precaria. Hay que andarse con mucho tiento y no enviar tropas de más. Hay que asumir que se tendrá que invertir en depósitos y en la compra de mucha “impedimenta”. Seguramente la guerra en Hispania es donde AGEOD ha dado de lleno en el clavo ya que los Escipiones sufren mucho para abrirse paso y la campaña en tierras hispanas es realmente dura, divertida y muy intensa. Revueltas constantes de las tribus íberas, dificultades logísticas, Asdrúbal y otros mandos cartagineses dispuestos a poner las cosas difíciles al jugador romano, etc. Realmente uno tiene la sensación de vivir con la misma intensidad los acontecimientos tan emocionantes que tuvieron lugar en este escenario secundario pero tan importante a nivel estratégico.

Image
La Galia Cisalpina en el 219 A.C.

No cabe duda de que uno de los mayores atractivos de esta campaña es que ambos bandos disponen de líderes afamados y muchos de ellos bastante competentes (Aníbal, Escipión el Africano, Asdrúbal, Mago, Marcelo, Cayo Fabio “Máximo”, Maharbal, Massinissa, Sífax, etc). Destacan por encima de todos ellos Aníbal y Escipión, dos generales impresionantes - de los mejores de la historia – en bandos opuestos, lo que permite un equilibrio de fuerzas teórico y le da a la campaña un grado de diversión sin precedentes.

Image
Escipión hijo al mando de las tropas romanas en Hispania

Pocas veces en la historia dos generales tan dotados se han encontrado cara a cara en una guerra de gigantescas proporciones y el juego permite vivir este gran momento. Otro aspecto a mencionar respecto los líderes es que algunos eran jóvenes o estaban “verdes” cuando cogieron las riendas de sus primeras tropas y se fueron curtiendo a medida que pasaban los años de lucha, lo que se ha representado en el juego haciendo que algunos de ellos vayan “aprendiendo” nuevas habilidades o mejoras en sus estadísticas a medida que pasan los turnos vía obtención de experiencia. Este sistema anima al jugador a entrar en batalla para conseguir esa experiencia “extra” que abre las mejoras a las estadísticas individuales de esos mandos.

Image
Sicilia, donde destaca la impresionante y rica ciudad de Siracusa, aliada de Roma

Esto ocurre por ejemplo con Escipión el Africano que comenzó de muy joven aprendiendo el arte militar a través de su padre sufriendo dolorosamente en sus carnes la superioridad táctica de Aníbal en Cannas, para acabar convirtiéndose en uno de los artífices de la victoria final. Así en algunos escenarios Escipión comienza con estadísticas diferentes en función de lo que el diseñador ha estipulado para él y en la campaña tiene una evolución que también experimentan otros mandos para reflejar el paso del tiempo y la obtención de experiencia a medida que pasan los años. Aníbal por ejemplo tiene una probabilidad en cada turno a partir del 211 A.C. de perder algunas de sus estadísticas y habilidades, así como de sufrir una reducción de las bonificaciones de algunas de ellas para reflejar que se hace “viejo” y que la duración de la guerra le pasa factura. Estos aspectos permiten recrear el desgaste temporal de la contienda y ajustar las prioridades de ambos jugadores a medida que pasan los años sabiendo que sus líderes van experimentado unos cambios que pueden ser importantes.

Image
Derrota de Publio Cornelio Escipión en Tarraco, Hispania, ante Asdrúbal Barca, hermano de Aníbal

Como siempre AGEOD ha cuidado al detalle el aspecto gráfico así como el realismo histórico que se aprecia por ejemplo en la estructura militar de las unidades de la época como la propia legión romana. Las legiones romanas siguen el esquema pre-Cayo Mario y por tanto las unidades de caballería están integradas en la composición de las legiones, que se estructuran en los tres tipos de legionarios de la época: hastati, triarii y princeps. No pueden faltar las “Ala” de los “socii”, legiones formadas por los aliados de Roma que están representadas con unos valores de combate algo más reducidos que el legionario estándar romano. El bando cartaginés es quien sin duda podrá disfrutar más de la diversidad de unidades a su disposición con una amalgama de unidades hispanas, galas, númidas y africanas, entre otras. No faltarán los honderos baleáricos o los temidos y siempre impredecibles elefantes.

Image

La mayoría de líderes cartagineses disponen de una habilidad – bárcidas - que les permiten liderar sin penalización ejércitos mixtos formados por tropas multiculturales, lo que les facilitar la posibilidad de mezclar tropas galas, hispanas y africanas. Esta habilidad la tienen evidentemente los miembros de la familia Barca y algún que otro líder.

Image

Otro aspecto ligado al realismo que ya hemos vivido en anteriores juegos de AGEOD de la época es el sistema del doble consulado por el que Roma escoge a dos cónsules que ejercen el liderazgo de las tropas y que tantos problemas provocaron a la hora de hacer frente a un mando unificado como el de Aníbal. La solución de nombrar un “Dictator” (Cayo Fabio) fue un acontecimiento que revela la crítica y dramática situación en la que llegó a estar Roma y todo esto lo podrá experimentar el jugador de primera mano, un detalle que sólo es posible encontrar en un juego de estas características. La limitada duración de los consulados (por un año) impide que los romanos puedan tener a los mejores mandos liderando la guerra, lo que da pie a la entrada de un abanico de líderes que son en unas ocasiones más un estorbo por su elevado nivel de incompetencia que un factor positivo. Esto obligará a los jugadores a mirar con detalle las habilidades de esos cónsules y a intentar ser más proactivos cuando tengan uno que es decente porque esperar demasiado puede suponer que el senador que le revele sea un terrible estorbo y un pésimo líder militar. Este aspecto del juego es fascinante y AGEOD ha conseguido captar la esencia y las debilidades de la República perfectamente.

Image
Los galos se rebelan contra Roma ante la llegada de Aníbal a través de los Alpes.

La grandeza del escenario no sólo radica en su épica y los sorprendentes giros de guión que tuvieron lugar durante los 18 años de guerra, sino también en la presencia de unos líderes que son un referente en la Historia militar y cuyas hazañas todavía se admiran y se estudian. Poder jugar al HAN:ToR es poder revivir uno de los grandes momentos de la Historia militar antigua, un momento en el que Roma estuvo a punto de dejar de existir pero que en cambio salió de este enfrentamiento como la primera potencia militar incontestable del Mediterráneo y cuya sombra todavía habría de durar varios siglos más. Sin duda estamos ante un juego necesario y de compra obligatoria para todos aquellos que son amantes de la Historia de Roma y de esta guerra en concreto. No existe un juego como este que recree de forma tan fiel, detallada y emocionante los acontecimientos de la 2º Guerra Púnica, no en el grado ni en la escala que lo hace el de AGEOD.

User avatar
joselillo110
Lieutenant
Posts: 124
Joined: Tue Feb 10, 2009 6:59 pm

Wed Jun 04, 2014 8:45 pm

Muy buena preview! esperando más!!

Saludos.
ImageImage

Return to “Cuartel General "AJE: Alea Jacta Est"”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 0 guests